10/18/2004

BEF y Pulpo Comics

Pulpo Comics es -discutiblemente- el proyecto más importante que ha dado el cómic mexicano en los últimos años. Por ahi perdido y distante está el Sensacional de Chilangos, una de las pocas antologías que he leído que mantienen un nivel alto de calidad y que queda para la posteridad como un documento de referencia. Los 7 Delitos Capitales, serie de historietas dirigidas por Francisco Haghenbeck, parecían poder seguir el camino del Sensacional de Chilangos, pero decepcionó por su irregular calidad gráfica y la limitación en los textos, y al final tuvo su destino en las bodegas de la delegación Iztapalapa por razones políticas.

Ahora llega BEF con su Pulpo Comics, primer proyecto en mucho tiempo que veo con propósito, planeación, enfoque, etc. No es una antología que pretenda quedarse en una anécdota, sino un proyecto que quiere extenderse y darle continuidad al trabajo de los escritores e ilustradores mexicanos. Es verdad que el producto final dista mucho de ser perfecto (el mismo BEF lo reconoce) -la calidad de muchas de las historias deja mucho que desear, tanto en el area del guión como en lo gráfico, además de que muchos de los mejores historietistas mexicanos brillan por su ausencia-, pero es un buen primer paso para un proyecto que sólo puede ir a más, y que además es necesario para nuestro medio.

En una entrevista para Zonar.tv, BEF habla de la antología y del medio del comic en México. Me llamaron mucho la atención sus declaraciones, ya que son temas que se discuten desde hace años en foros de discusión y pláticas de café. Dice BEF:

Me niego a pensar que existió un momento dorado para la historieta mexicana, nunca hubo la visión de encaminar a los autores para crear una tradición o fortuidad de los proyectos. No hablo sólo del cómic, lo mismo pasa en el rock y en el cine: en nuestro país parece suicida dedicarse a un proyecto expresivo.
La falta de tradición en el comic mexicano, de la que Monsiváis dice que "no hay la capacidad todavía (de recoger la tradición del cómic mexicano), porque se ha perdido el público específico, y sin público específico, las historietas se dirigen en principio a ellos mismos".

De los historietistas y su problema de regularidad en cuanto al trabajo y la calidad, así como del futuro del comic, dice:

El cómic es un arte comercial y por supuesto me interesa que se vendan miles para lograr hacer otros proyectos; pero creo que no ha habido una convergencia entre autor y editor (y viceversa), debido a que el autor es muy indisciplinado. En Pulpo Cómics hay grandes ausencias, la mayoría de ellas se deben a la indisciplina propia del monero: yo fui el último en entregar el trabajo. Por su parte, el editor se interesa más por el producto de recuperación inmediata: el melodrama dibujado o la sexy comedia porno light. Todo se debe a la combinación de estos malos factores. Creo que, a pesar de su gran penetración -que se puede constatar en la controvertida serie de AMLO- la historieta popular desaparecerá como producto masivo y se convertirá en uno de librería.
Interesantísimo por dos lados, primero, del mal que aqueja a todos (o casi todos) los proyectos de historieta en México: la disciplina del historietista. Su regularidad. Este es tema que levanta ampollas, así que dejémoslo así.

Pero el del futuro del comic es un tema complicado y que también levanta muchísimas opiniones. Y en este debate también entra un tema que BEF menciona brevemente en la entrevista, y que es la influencia de la cultura del comic de superhéroes -no sólo en cuanto a su narrativa o temática, sino al fenómeno editorial que se ha creado al rededor suyo- en la base lectora de historietas. El comic popular Vs el comic como artículo de lujo. El puesto de revistas (o tienda de comics) Vs la librería. El panfleto semanal Vs la novela gráfica. El debate podría llevarnos días.

Espero que Pulpo Comics y BEF vengan a levantar un debate en cuanto a la historieta en México. Lo necesitamos.